lunes, 16 de julio de 2012

DESAMPARADOS




Hoy quiero hablar de los niños, esos niños que estoy viendo durante varios días en el parque desde la mañana  hasta las 11 de la noche.

Son niños entre 7 y 14 años que pasan estos días de verano ahí ,en el parque, desamparados, sin que sus padres se preocupen de traerles la merienda a eso de las 5 o las 6, sin que nadie les de una chaqueta a las 7 cuando comienza a refrescar, sin que nadie les llame a las 9 para ir a cenar.De esos que otros padres ven y les dicen a sus hijos: no te acerques a ellos.........pues de esos niños quiero hablar.
Estos días dejo que mi hija baje el parque todas las tardes, estamos en verano, hace buen tiempo, ha sacado unas buenísimas notas y tiene que disfrutar de su infancia-preadolescencia.Y aunque la dejo libre, en la sombra y sin molestar, me fijo en sus pasos...así es como he observado como los niños  que hay en el parque, están desamparados.

Por la mañana a las 11 ya están allí, al sol, dando vueltas, jugando al balón...llegan las 2 de la tarde y continúan allí, hasta las 3, en el  que alguno se van a comer y en media hora ya están de vuelta y así ...pasan las horas.
Dejo que mi hija baje, después de comer y de haberse lavado los dientes, sobre las 4...y va con ellos.


 




Los niños juegan al balón , montan en alguna bici que comparten, hablan del cole, de lo que quieren ser de mayor....y así dan las 6 de la tarde...le bajo una fruta y un bocadillo a mi hija..y...me da tanta pena ver que nadie se preocupa de ellos...
Hace dos días que estaba con mi hija pequeña a eso de las 7 de la tarde y de pronto veo que por la esquina del edificio aparece  un hombre caminando con apariencia de estar bajo los efectos de alguna droga y  sin venir a cuento comenzó a gritar e insultar  a su hijo para que fuese a comer.Dios mio pensé yo este niño lleva aquí desde las 10 y le viene a buscar a las 7 de la tarde para comer.

Al día siguiente me decidí y fui con mi hija al parque surtida de "meriendas", disimuladamente les dí algo a cada uno, mientras le daba un bocadillo a mi pequeña, le dije a otra niña de 7 añitos:¿quieres?, y noté la mirada ansiosa de la pequeña ¡mi pobrecita!.
Después mientras había dos niños jugando al balón , me agaché mientras disimulaba haciendo que miraba la rodilla de mi hija y le dije a un bonito niño de ojos azules ¿quieres?, creyendo que podía decirme que no,  pero, ¡que va!, me dijo que si y me lo agradeció dos veces

Es una pena que personas así puedan ser padres, es una tragedia pasar la infancia desamparado y más penoso es que los adultos no pensemos en ello y simplemente  nos apartemos y decidamos marginarlos para que no se acerquen a nuestros hijos.


4 comentarios:

  1. He leido tu articulo y me ha dejado sobrecogida! Dios mio, que pena! cuantos niños caprichosos hay llenos de cosas y cuantos que no tienen nada y no hablo ya de cosas materiales, sino de cariño y cuidados! Pero que tipo de padres son esos!!!! Me da muchisima pena, ganas de llorar! Mira que hay gente que daria su vida por ser padres y no pueden y otros que tienen a sus hijos abandonados y maltratados! Habria que meter a esos padres en la carcel, pobres niños!!!! Asi creceran, faltos de cariño, desconfiados, con odio, y sin oportunidades!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, prima.
    La verdad es que puede dar bastante pena.
    Después se convierten en lo que se convierten y ya de adultos sólo les culpamos de sus propias penas, cuando han sido inocentes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y ,si ,tienes razón en lo que dices y aunque a mi me da mucha lástima que vivan así, una persona sola no puede cambiar el mundo.Ojalá las infancias fuesen para todos felices y se evitarían muchas "cosas"(no todas)que pasan ahora.
      UN saludo primo y me alegro de que leas este blog.

      Eliminar
  3. Hola. Al leer esto me siento identificada pues yo conozco unos cuantos casos así, y cuando mis hijos eran pequeños era la tonta que llevaba galletas para repartir, y me iba a casa con congoja pensando que ya estaba frío y esos niños no tenían ni chaqueta. La vida es muy injusta, a veces tiene hijos quien no los merece. UN besito.

    ResponderEliminar